Cómo dejar de fumar II

En el último post «Cómo dejar de fumar» te conté mi historia con el tabaco y porque había decidido dejarlo. Hoy te cuento cómo lo hice y cuales son mis recomendaciones si tú también quieres dejarlo.

¿Cómo lo hice yo? ¿Cuáles son mis recomendaciones?

– Tener una motivación, querer dejar de fumar DE VERDAD, si no quieres no sigas leyendo, porque no te va a servir para nada.
– Fijarse una fecha, yo lo pensé un día al acostarme y decidí que al día siguiente no habría más cigarros, ni «cigarro de despedida» ni nada. Eso sólo sirve para alargar más la cosa.
– El tabaco es una adicción y, como tal, tiene dos tipos de «monos», el psicológico y el físico. El difícil de verdad es el psicológico, pero hay que pasarlos los dos.
     – Para el «mono» físico no usé nada más allá que mascar chicle cuando sentía «la necesidad». Tampoco tuve casi síntomas como mal humor o irritabilidad (dicho por los demás que son los que me aguantan, aquí la opinión propia no cuenta). Si hubiera sido más difícil lo mismo sí que me hubiera comprado parches de nicotina (chicles no, eso tiene que estar más malo…!!!).
     – El «mono» psicológico es el más difícil y el que te queda para siempre, debido al que SIEMPRE hay riesgo de RECAER. Lo importante aquí es «dominar la mente». Sí, suena difícil pero no lo es tanto. Te explico:

Situación 1:
Acabas de comer y te apetece tu cigarro de después de la comida, y piensas «que bien estaría yo ahora con mi cigarrito tumbadita en la sobremesa», y empiezas a darle vueltas al coco, y empiezas a ponerte nerviosa, y te comes un chicle pero sigues dándole vueltas al coco, y la mente te empieza a «engañar»: venga si un cigarro no es nada, uno y ya esta…Y así hasta que te lo fumas. ERROR.

Situación 2:
Acabas de comer y te apetece tu cigarro de después de la comida, y piensas «que bien estaría yo ahora con mi cigarrito tumbadita en la sobremesa», pero como no me lo voy a fumar, porque estás SEGURO de que no te lo vas a fumar, pues piensas otra cosa. Cambias el pensamiento, diriges tu atención hacia otra actividad. Y has conseguido no fumarte ese cigarro.Has ganado la primera batalla. ACIERTO.
Cada vez que te apetezca un cigarro tendrás que hacer lo mismo, al principio será muy a menudo, pero poco a poco se van espaciando los momentos y de pronto un día te das cuenta que has estado todo el día sin pensar en fumar.
Yo lo que hice fue ponerme a dieta, en serio, así estaba todo el día pensando en la comida y casi no me acordaba del tabaco, y encima adelgacé 9 kilos, que era algo que tenía pendiente hacer.

– Si un día te notas demasiado nervioso o ansioso, intenta relajarte. No te agobies pensando que no vas a fumar nunca más (aunque sea el objetivo). Respira hondo y piensa: HOY NO VOY A FUMAR. La guerra sólo la  vas a ganar si ganas todas las batallas, y cada día es una batalla. Es absurdo estar nervioso porque no vas a fumar nunca más. Concentra todas sus fuerzas y tus energías en NO FUMAR HOY.

Conciénciate. Sabes que no es fácil, pero tampoco es imposible. SE PUEDE.

¿Te ha servido el post? Sí crees que le puede ser útil a alguien, o sencillamente me quieres hacer un poquito más feliz, no olvides compartirlo 😉

Mucho ánimo!!!! 

32 comentarios en “Cómo dejar de fumar II

  1. Eulàlia Carbonell

    Muy bien! Yo usé esos dos mismos trucos para dejarlo pero tuve que tomar pastillas porque el mono físico me comía y estuve 15 días insoportable! Eso si, me sigo acordando (tres años y pico después) y hay momentos en los que fumaría otra vez. Un besazo

    Me gusta

    Responder
  2. UnaMadre delSigloXXI

    ¿Dejaste de fumar y te pusiste a dieta al mismo tiempo? Me dejas 😮 Tú eres una valiente!! Pues no tenía yo bastante con pensar en el cigarro como para pensar también en el chocolate. Hiperventilo jajaja En serio, muy buenos consejos. Yo me puse una fecha. Escogí unos días después de volver de vacaciones, que tampoco era plan de amargarse el veraneo. Creo que el momento es importante también. No escojas dejar de fumar justo cuando empiezas los exámenes finales o cualquier otra cosa muy estresante, porque lo sufrirás más.
    Ah y creo que también es importante identificar cuales son los cigarrillos imprescindibles del día. Suelen estar asociados a una actividad concreta. Ayuda mucho si al principio evitas esa actividad y la sustituyes por otra (siempre que sea posible). Yo dejé de tomar el café de después de comer. Lo asociaba irremediablemente al tabaco.
    Muy buenos consejos. Muaaak!

    Me gusta

    Responder
  3. Paula Martos

    Pues yo lo había intentado más veces sin éxito y uno de los principales problemas que me encontraba al intentar dejarlo las otras veces es que mi chico y yo (siempre lo hemos intentado juntos, y al final lo conseguimos juntos) según empezábamos con el plan, comenzábamos a tirarnos de los pelos. Así que lo que decidimos esta vez fue dejarlo el 1 de enero de 2012 (fecha señalada para este tipo de retos), aprovechando que yo justo ese día me tenía que ir a Londres y estaríamos 10 días separados. Así el mono inicial nos lo pasábamos separados y sin discusiones. Y funcionó!!

    Me gusta

    Responder
  4. Krika Alcaide

    Lo de los tiempos cortos está muy bien, así también conseguía yo fumar menos. Si me apetecía un cigarro a las 9 por ejemplo me decía: hasta las 11 no voy a fumar, y a lo mejor a las 11 veía que había ido bien y lo alargaba hasta las 12. Te agobias mucho menos. Un besito!

    Me gusta

    Responder
  5. Krika Alcaide

    Jajajaja, en serio! con lo que me gusta comer fue muy práctico porque de tanto pensar en comida no pensaba en el tabaco, la supervivencia es así! jajaja. Eso de cambiar costumbres también es muy importante sí, mi madre lo dejó hace ya muuuchos años y ella cambió el cigarro de después de la comida por un yogur, y le funcionó. Un beso!

    Me gusta

    Responder
  6. Krika Alcaide

    Jajajaja, pues me alegro que lo consiguierais!! Mi marido lo intentó dejar el 1 de enero (como tú dices una fecha crucial, jeje) y se le puso una mala leche impresionante también, no lo ha conseguido del todo pero por lo menos ha reducido bastante. La próxima vez lo mando a Londres! jajaja. Gracias por tu experiencia guapa.

    Me gusta

    Responder
  7. Krika Alcaide

    Entonces mejor que lo dejes para cuando te veas con fuerzas, sino es martirizarte para no conseguirlo al final. Espero que encuentres el momento pronto si es lo que quieres, que fumas muy poquito mujer! Si te decides y te puedo ayudar en lo que sea ya sabes dónde estoy eh? Un beso!

    Me gusta

    Responder
  8. Pingback: Me he puesto a dieta: operación 17 kilos menos. | La maternidad de Krika en Suiza

Deja tu comentario y me harás un poquito más feliz ;-)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s