Archivo de la etiqueta: cosas que me definen

Cómo hacer vida normal con agenesia metacarpiana congénita

Hace poco te conté lo que era la agenesia metacarpiana congénita, y te dije que con ella se puede y se debe hacer vida normal. Hoy te cuento unos consejillos de manca para llegar a ser tan feliz (o más) como si tuvieras dos manos, porque la felicidad no depende de las manos que tengas o dejes de tener.

Infografía agenesia

Y es que nosotros podemos verlo un poco raro desde fuera, o que el niño no va a poder hacer esto o lo otro, pero no hay que olvidar que el bebé ha nacido así, así va a aprender a hacer las cosas, y ni siquiera lo va a tener más difícil que otro bebé que haya nacido con sus dos manitas y sus diez deditos.

Sigue leyendo

¿Qué es la agenesia metacarpiana congénita?

Una bonita noche del 16 de septiembre de 1978 venía al mundo el tercer hijo de una enamorada pareja. Ya había dos hermanos mayores (y por hermanos quiero decir que tenían pirindola), y por aquel entonces no había modernas ecografías para saber el sexo del bebé, así que cuando nació en seguida le comunicaron a sus papis: han tenido ustedes una niña preciosa (alegría infinita por parte de los padres) pero…le falta una mano (sorpresa e incertidumbre).
Y así empieza la historia de mi vida.

Ya te dije que era un bollito precioso ;-)

Mi no-mano y yo 😉

Sigue leyendo

El fracaso de mi lactancia. #proyectoK

Sí, porque fue un fracaso total y absoluto. Un mes duró la lactancia de monstruitomayor.

Yo, como todas las embarazadas en proyecto de primerizas, durante el embarazo aprovechando que serían mis últimos meses con tiempo para mi en unos 18 años aprox. me había leído todo lo que había podido y más sobre embarazo, bebés, lactancia y crianza, así que con tanta instrucción ya estaba preparada para ser madre de un rollizo y precioso bebé y salir victoriosa de todo lo que nos viniera por delante ¿verdad?. Pues no, un rotundo no. Las «prácticas» son mucho más difíciles que la teoría e intervienen factores que no te has «estudiado».

Los tres

¿Por qué fracasó mi lactancia?

Sigue leyendo

5 expresiones que me delatan como casi-cuarentona

Efectiviwonder. Esta es la que más digo sin duda. Es que creo que no soy capaz de decir efectivamente, parece fácil pero cuando has nacido en 1978 no lo es tanto. Esta expresión la empezamos a decir todos los casi-cuarentones después del anuncio de «Si bebes no conduzcas» que protagonizó Stevie Wonder, y aquí sigo yo, diciéndola día sí y día también. Muy triste, lo sé.

Sigue leyendo

#Retomes de julio: Asi viste…Krika

Es la primera vez que participo en esto del #retomes, pero es que llevo todo el mes pasándomelo pipa en instagram con los looks que van subiendo La mamá de Álvaro, Mama Puede, o la retadora de este mes, Días de 48 horas. Bueno, a decir verdad, con los looks no, que cada una puede vestir como quiera, faltaría más! sino con los comentarios que se hacen las unas a las otras. Y al final, pues no he podido evitarlo y aquí estoy, participando.

¿En qué consiste el reto de este mes? Lo tienes muy bien explicadito en este post del Retomes de julio, pero ya te adelanto que todo surgió a raíz de una combinación falda-leggins, combinación que a algunas les parece horripilante y que yo misma me podría calzar cualquier día XD

Bueno y vamos con el reto, yo aproveché para hacerme las fotos un día que salí a tomarme unas cerves, así que me hice una foto del antes, con mi ropa de estar por casa y una foto del después, una vez reconstruida y lista para salir. He aquí la diferencia:

Sigue leyendo

¿Cómo se vive la maternidad expatriada?

Cuando se toma una decisión teniendo hijos hay que pensar mucho más los pros y los contras, porque toda decisión tendrá unas consecuencias, tanto positivas como negativas, y no te afectarán sólo a ti como cuando eras una soltera sin hijos libre como el viento, afectarán a toda la familia.

Si además la decisión a tomar no consiste en decidir qué vas a hacer de comer ese día (que a veces puede ser más complicado de lo que parece!), sino que va un poquito más allá; si la decisión a tomar va sobre si vas a cambiar el domicilio familiar a 1600 kilómetros de donde lo tenías hasta ese momento, todo se complica mucho más.

Todos sabemos que una de las consecuencias de ser expatriado es que lo primero que fotografías a la llegada a tu patria cuando vas de vacaciones es la comida, he aquí la prueba:

Collage comida española

Pero hay más consecuencias. Lai, de Así como lo pienso, nos ha invitado a contar nuestra experiencia como madres expatriadas, y aquí estoy yo, dispuesta a contarla 😉

Sigue leyendo

Me he puesto a dieta: operación 17 kilos menos.

Pues sí, que me he puesto a dieta. No tenía pensado ponerme a escribir hoy este post, de hecho ni siquiera tenía pensado contártelo. No por nada, no me entiendas mal, no te lo iba a contar por el simple hecho de que supongo que te importará bien poco cuánto peso o dejo de pesar. ¿Y por qué te lo cuento al final? Pues básicamente por mi. Porque supongo que si lo cuento aquí me será más difícil desviarme del camino y caer en las garras de esa rica paella que ronda mi cabeza no puedo catar. Así que sí, este es un post egoísta puro y duro,  y no, no hace falta que sigas leyendo.

Operación 17 kilos

Sigue leyendo

Tote bag reversible y patchwork. Aprendiendo a coser.

Hace unos meses una máquina de coser para mí era lo más parecido a una nave espacial. Tenían el mismo funcionamiento. Un funcionamiento oculto a mi entendimiento.

Como ya te conté cuando me cosí la funda de los cojines empecé de cero en esto de la costura. Además no he hecho ningún curso de costura ni nada de eso, porque para qué coger el camino más fácil si puedo ser autodidacta, así que eso es lo que hago. Aprender a base de tutoriales de internet y sobretodo, clases estupendas y GRATUITAS que dan gente maravillosa como Zenapatch e Hilvanandoando. Gente que da todo a cambio de nada. ¿ No es increíble?

Y como estoy muy orgullosa de todo lo que estoy aprendiendo quería enseñarte todo lo que he conseguido hacer, porque para mí, antes de conseguir hacer todo esto, no era costura, era magia.

Sigue leyendo

Si volviera a ser pequeña

En el campo de los abuelos

Si volviera a ser pequeña pararía el tiempo. Sin duda. Si volviera a ser pequeña mis abuelos vivirían, y no dejaría que murieran. Si volviera a ser pequeña estaría eternamente en «el campo de los abuelos», siempre jugando, siempre corriendo, siempre inventando, siempre todos los primos juntos. Si volviera a ser pequeña volvería a aprender a nadar en la charca piscina de los abuelos. Si volviera a ser pequeña me echaría otro partido de baloncesto con todos mis primos. Si volviera a ser pequeña me echaría otra siestecita bajo la parra. Si volviera a ser pequeña me escondería otra vez en el huerto para jugar al escondite con mis primos. Si volviera a ser pequeña sabría que tengo que grabar a fuego todos esos momentos en mi memoria, porque no se van a volver a repetir. Si volviera a ser pequeña no cambiaría ni una coma de mi infancia.

Con este post colaboro en la fiesta de enlaces que ha organizado Gololo&Toin sobre Volver a ser pequeños.

Dos años en Suiza

 

El lunes hizo dos añitos que vivo en Suiza. DOS AÑOS! Y se me ha pasado el tiempo volando!!

Parece que fue ayer cuando tuvimos esa semana decisiva en la que llenábamos la maleta de ilusión para venir a hacer un par de entrevistas. En Y la ganadora es… puedes ver, como ya sabrás, que elegimos Frauenfeld.
Encontramos casa a distancia, en Suiza la búsqueda de casa no es fácil, de hecho, tengo pendiente un post hablando de ello, nosotros tuvimos la suerte de tener unos amigos que venían a ver la casa por nosotros y nos mandaban las fotos y su opinión, puedes verla en Habemus casa.
Sólo seis diítas llevaba aquí cuando te contaba cómo me sentía en  Una nueva vida.
Y a menos de tres semanas de estar aquí hice una Primera evaluación, que fue muy positiva.
Y al cumplir un año en Suiza también tuviste crónica. Pesada que es una!
Estos dos años han tenido sus cosas muy buenas y sus cosas muy malas, han sido muy intensos, porque cuando eres expatriada las medias tintas no existen. O eres la mujer más feliz del mundo o eres la mujer más desgraciada del mundo.
 

 

 

 

 

 

 

 

Lo más difícil ha sido estar lejos de mi gente. Decir eso es evidente y hablar de ello me parece una perogrullada, así que voy a obviarlo.

 

 

 

 

 

 

 

 

Han sido dos años con muchos cambios, el principal es que monstruitopequeño cumplió aquí su primer año, a los 7 días de llegar a Suiza. Llegó sin saber andar y aprendió aquí, ahí empezó la etapa dónde-está-mi-madre-por-favor también llamada cómo-pueden-ser-tan-caras-las guarderías-por-el-amor-de-Gott. Ha sido muuuuy difícil llevar esta etapa sin la logística que hubiera podido tener en España con abuela/guardería, pero aquí estoy. Monstruitomayor con 4 recién cumplidos y monstruitopequeño que cumple 3 años en 5 días. Con un ventanal al final del túnel y todos vivitos y coleando. Así que no, no es imposible. Porque no hay nada imposible, sólo hay que proponérselo.

 

Por otra parte, me gusta la tranquilidad con la que aquí se vive, me gusta que se recicle, me gusta que la gente me salude por la calle, me gusta vivir rodeada de verde, me gusta que los coches se paren en el paso de cebra cuando voy a pasar, me gusta que la gente sonría a mis hijos por la calle, o incluso en el super cuando los jodíos angelitos están a grito pelado, me gusta que mis hijos vayan a aprender el alemán sin prácticamente esfuerzo, me gusta saber que aquí tenemos un futuro, me gusta saber que cuando mis hijos acaben los estudios tendrán una probabilidad del 90% de encontrar un trabajo, me gusta el frío, me gusta la nieve, me gusta dejar la bici sin candado, me encanta que haya carril bici en toda la ciudad, me gusta cómo se come aquí, me gusta llevar el horario europeo…me gusta Suiza.

Así que sí, como podéis observar si sacamos cuentas, parece que el balance es positivo ¿no?