Archivo de la etiqueta: Kita

Mi hijo no quiere ir a la guarde

¿Te acuerdas de cuando te conté que mis monstruitos preferían quedarse en la guarde en vez de pasar una divertida tarde con mami? Si no te acuerdas puedes leer: Kita vs Mami.

Bueno, pues parece que mami ha ganado en diversión o la kita ha ganado en aburrimiento porque ahora tenemos el problema de que no quiere ver la guarde ni en pintura. Ni esa ni la otra a la que va mientras yo estoy en clase. Así que el marcador va:

Kita 1-Mami 1

En navidad haciendo galletas, cuando todavía la Kita y él llevaban una bonita relación. Monstruitopequeño es el del rodillo. Y las galletas estaban bien ricas 😉

Lleva un par de semanas diciendo que no quiere ir y al final lo convencemos, pero esta última semana dice que no quiere y empieza a llorar como un descosío y no hay manera! Un par de veces no ha ido pero si lo he tenido que dejar porque yo tenía clase, en cinco minutos se le ha pasado el disgusto y luego encima cuando lo recojo y le pregunto si se lo ha pasado bien me suelta: no, bien no, me lo he pasado pipa! Es que lo matoooo!!

Sigue leyendo

DIY: planning semanal con washi tape

plannig-semanal-washi
Yo antes iba a clase de alemán los martes y los jueves, ahora me han pasado a un curso superior y voy los lunes y los miércoles, pero los martes y los jueves también voy porque monstruitomayor tiene sprachspielgruppe. Vamos, casi como si trabajara allí pero sin cobrar mira que guay. Y depende de dónde yo vaya ellos se quedan al cuidado de una persona o de otra, y por otra parte también van a la Kita los miércoles y los viernes, con otra seño distinta.
¿Resultado de todo esto? Pues que mis hijos tienen la picha hecha un lío no saben nunca dónde van a ir cada día.
El otro día viendo el blog de Mamá&nené vi esta estupenda idea sobre los días de la semana, y en seguida empecé a maquinar en mi cabecita para adaptarlo a nuestras necesidades. Era una forma perfecta y muy visual de explicarle a mis monstruitos nuestro nuevo planning semanal.
Os cuento cómo lo he hecho porque es bien sencillo:
He utilizado un cartón como base, una cartulina, washis para decorar y las fotos de las diferentes seños que cuidan a mis monstruitos en mi ausencia.
Primero dibujé el diseño del planning a lápiz para tenerlo claro y ver como quedaba
Luego viene lo más divertido, adornar el cartón con washi tape, al que ya os dije en mi post de la caja reciclada que era adicta.
Pegamos la cartulina al cartón
Y vamos pegando las fotos, que anteriormente ya hemos dejado preparaditas y cortaditas.
Ya sólo queda ponerle una cinta para colgarlo y listo.
Sólo dos cositas más:
– Como yo quería colocarlo en la cocina una vez que lo hube terminado lo plastifiqué, que me conozco a mis monstruitos y sabía que poco tiempo iban a tardar en ponerle las manazas bien sucias encima.
– Monstruitomayor va a la Kita cada dos viernes, así que me he dejado una foto fuera para que sea de quita y pon. La he plastificado también y así la ponemos sólo la semana que corresponda.
¿Qué te ha parecido? ¿A que ha quedado chulo?

Kita vs madre

Cinco minutos. Cinco minutos he tardado en convencer a Monstruitomayor de que era muuucho más guay pasar la tarde con mami que con su hermano en la Kita.
Resulta que el viernes pasado tuve la enorme suerte de que se quedaran los dos juntitos en la guarde y yo pude disfrutar otra vez de cinco horitas de experiencia religiosa (limpiando sí, pero más feliz que una perdiz sola con mi música a toda pastilla).
El caso es que se ve que como a lo bueno se acostumbra uno pronto pues hoy, cuando hemos ido a llevar a Monstruitopequeño a la Kita el mayor, evidentemente, se quería quedar también. Y de verdad, que yo, si por mi fuera, los llevaba a los dos todas toditas las tardes, pero como el que tiene la última palabra es mi bolsillo (y ya os he comentado en alguna ocasión de lo prohibitivos que son aquí los precios de la guarde) me tengo que joder conformar con unos diítas a la semana nada más.
Bueno, pues me lo he tenido que llevar a rastras y llorando porque no había forma de sacarlo de allí.
Una puede pensar que qué bien, que tengo que estar contenta porque mis hijos han salido independientes y sabrán valerse por si mismos el día de mañana y bla bla bla. Sí, muy bien, pero…¿¿y mi amor propio dónde queda?? El que tus hijos prefieran pasar la tarde con una desconocida haciendo nosequé en vez de con su amorosa madre haciendo manualidades, un bizcochito o simplemente tumbaditos los dos en el sofá con una suave mantita ¿qué? ¿¿Eso dónde queda?? Snif snif.
Claro, luego vamos a recogerlo y me enseña la casita que ha estado pintando toda la tarde y normal que se quiera quedar el pobre, si lo hubiera sabido yo antes también me hubiera quedado!! Y es que mirad qué chula está! Se lo ha tenido que pasar pipa el tío.
Kita 1-Mami 0
Kita
Imagen tomada de https://www.facebook.com/kita.halle5

Una experiencia religiosa

El martes tuve una experiencia religiosa. Como hacía tiempo no tenía. O como nunca he tenido, creo.
Dice el Enrique Iglesias este que si sentir que resucito si me tocas, que si subir al firmamento subido de tu cuerpo y bla bla bla, que todo eso es casi una experiencia religiosa…Y ÉL QUE VA A SABER!!!!
Sí amigos, él no puede saber lo que es una experiencia religiosa porque no es padre, y sobretodo, no es padre de dos-monstruitos-que-se-llevan-13-meses-y-medio. Also, no puede saber el alivio que te produce desprenderte por un rato, aunque sea tan sólo de uno de ellos. Y es que cuando entras en el mundo de la maternidad múltiple, todo se convierte en un sin vivir.
  • Ir a la compra es convertirse en el centro de todas las miradas de ese Lidl suizo silencioso (ya os dije que aquí los niños vienen con 4 tonos menos de serie, y los adultos ni os cuento!)
  • Dar un baño a dos monstruitos no es como te lo ponen en los anuncios de la tele, por mucho gel «dulces sueños-relajante-duérmete niño que le eches. En realidad a Noé se le debió ocurrir construir el maldito arca bañando a sus hijos. No hay esquina del baño que no acabe empapada. Y claro, si tenía animalitos el hombre, tenía que salvarlos, normal.
  • Visitar a una amiga que acaba de ser madre…bueno, eso no se convierte en un sin vivir porque eso ni siquiera puedes hacerlo. Las probabilidades de que le hagan el grito del dinosaurio en el oído al pobre Pedrito, que duerme plácidamente, son MUY altas. Así que tienes que esperar que venga tu marido y se quede con los dos para hacer la visita sola.
En fin, así podría seguir todo el día pero no tengo tiempo, resumamos con que se puede aplicar «el sin vivir» a toooodos los aspectos de tu vida.
Así que imagínate el placer que sentí el martes cuando dejé a monstruitomayor en el Sprachspielgruppe (una guarde donde juegan y esas cosas en alemán) y me fui con monstruitopequeño a pasear, ala, así a lo loco, los dos solos, como si no hubiera mañana!!!!
Fueron sólo dos horas pero qué dos horas tan maravillosas!!!! Ni un grito en esas dos horas, ni un dinosauriazo, ni un empujón, ni un mordisco. Vamos, que hasta pude meterme en un centro comercial y comprarme un «kit de viernes de cervezas» (pintuñas y pintamorros rojo del rojo), pudimos jugar en los columpios sin riesgo de fraticidio, maravilloso todo. Todavía no me lo creo.
Claro que cuando fuimos  a recoger a monstruitomayor en cuanto salió de clase empezó a gritar y a subir de nuevo el riesgo de fraticidio, con lo cual tuve que volver a desplegar todas mis alertas. Leider.
Me queda el consuelo que la Kita de la que os hablé nos gustó mucho y voy poder volver a experimentar esa experiencia religiosa miércoles y viernes de 13 a 18. En serio. Todavía no me lo creo!!!

Después de la tempestad…

…viene la calma. Eso dicen ¿no?. Por lo menos por casa parece que llevamos unos días más tranquilitos. Despues de un fin de semana movidito tiene pinta de que por fin todo va volviendo a la normalidad. No quiero decirlo muy alto no me vayan a oir y empiecen otra vez a destroyar mi salud mental como venían haciendo últimamente, pero bien es cierto que en casa se respira una tranquilidad (dentro de la tranquilidad que puede tener una casa con dos niños claro, no os vayais a creer ahora que se han convertido en dos hermanitas de la caridad!) a la que ya no estaba acostumbrada. Y la sensación es muy agradable, todo hay que decirlo, pero no me quiero acostumbrar, que puede ser que esto estalle en cualquier momento!
Por otra parte esto muy contenta porque el Freitagnachmittag (vamos, el viernes a las dos), hemos quedado en ir a ver una Kita (guardería) para ver si llevamos un par de tardes a Erik, de una a seis. En principio lo hacemos por el tema del idioma y eso, para que se acostumbre al alemán, porque entenderlo lo entiende, pero te contesta siempre en español. Y digo en principio porque, en mi fuero más interno (e incluso en el más externo diría yo) lo hago por mi y por mi salud mental, que como todos sabéis se resiente día a día.
Me explico, yo en España estaba muy mal acostumbrada ya que los dos iban a la guarde y yo siempre tenía un ratito al día para mi, pero desde que, hace ya año y medio, vivo en Suiza, eso de un ratito para mi….eso es una utopía. Sí, tengo el viernes de cervezas, y el gym, y hasta a veces me voy a correr por liberarme un poco!…pero no es lo mismo, son ratitos muy cortitos y no consigo desestresarme. Creo que lo que necesito es unas «vacaciones de niños» de una semana por lo menos para recuperarme, aunque luego seguro que me pasaba esas «vacaciones» hablando de ellos, pero bueno!
El caso es que, que dos tardes a la semana, de una a seis, que en vez de dos monstruitos tenga a uno nada más, madre mía!! para mi eso es como un paraiso!!!
Ya os iré contando, la Kita tiene muy buena pinta, yo deseandito que empiece estoy, y eso que todavía no lo he apuntado!