Archivo de la etiqueta: mujeres

El fracaso de mi lactancia. #proyectoK

Sí, porque fue un fracaso total y absoluto. Un mes duró la lactancia de monstruitomayor.

Yo, como todas las embarazadas en proyecto de primerizas, durante el embarazo aprovechando que serían mis últimos meses con tiempo para mi en unos 18 años aprox. me había leído todo lo que había podido y más sobre embarazo, bebés, lactancia y crianza, así que con tanta instrucción ya estaba preparada para ser madre de un rollizo y precioso bebé y salir victoriosa de todo lo que nos viniera por delante ¿verdad?. Pues no, un rotundo no. Las «prácticas» son mucho más difíciles que la teoría e intervienen factores que no te has «estudiado».

Los tres

¿Por qué fracasó mi lactancia?

Sigue leyendo

Lo mejor de la semana. Del 3 al 9 de agosto.

Sí, lo sé. Parece que todo le mundo está de vacaciones, pero no es así.

Lo mejor de la semana wordpress

Todavía quedan post maravillosos por la red, y aquí estoy yo para leer todo lo que cae en mis manos y hacerte un resumencillo de lo mejor, por si te lo has perdido, así que ahí va 😉

Sigue leyendo

Yo soy una madre alfa

madre-alfa

Creo que me estoy convirtiendo en una madre alfa de esas de las que últimamente se habla tanto. Hace unos días los virus han invadido mi casa (como es el caso de otras miles de casas, por otra parte) y eso ha hecho desarrollar mi ingenio y mi capacidad para gestionar este mi hogar hasta límites insospechados.

Me percaté ayer, el momento clave fue cuando me di cuenta que eran las 11:30 y todavía no me había puesto a hacer la comida (en Suiza la hora de la comida es de 12 a 13). Me voy tranquilamente a la cocina a hacer la comida, nada más lejos de la realidad, lo de tranquilamente es una utopía claro está,  monstruitopequeño me sigue cual zombi en el que es su tercer día de fiebre con un libro bajo el brazo, que quiere que se lo lea dice.

– Pero yo tengo que hacer la comida que papi está a punto de llegar hijo.

Por supuesto él no lo entiende y empieza a subir el tono de lloriqueo (constante todo el día desde que tiene fiebre), y entonces consigo convencerlo para que se siente en la mesa de la cocina con el libro y el vaya pasando las páginas para yo ir comentándole los dibujos.

Y así puedo empezar a cocinar. Pero sólo empezar porque monstruitomayor en seguida se da cuenta de que le estoy leyendo un cuento a su hermano Y A ÉL NO. Valiente osadía por mi parte! Por lo que monstruitomayor trae otro libro  (en italiano por supuesto, porque traerlo en español hubiera sido demasiado fácil para mi) para que le cuente a él el suyo, y por supuesto lo quiere antes de que se lo lea a su hermano.
El tono-lloriqueo de monstruitopequeño empieza a subir y está a punto de estallar la guerra cual Caín y Abel cuando los logro convencer de que les leo a cada uno una pagina cada vez, una vez Marco, una vez Erik.

Y ahí estoy yo, cocinando mis espaguetis carbonara mientras leo una página de Laberinto en español,  seguida de una página de I dinosauri en italiano, echando la cantidad justa de sal y de nuez moscada, parando cada dos por tres al grito desgarrador de monstruitopequeño de «moquitoooossss» (que para algo él es Erik «el dramas»), con su consiguiente lavado de manos después de cada sonada (que estoy cocinando y no es plan de que se me resfríen los espaguetis), pensando en escribir este post, intentando ordenar todas las frases que se me vienen a la cabeza, ejercitando mi memoria para que no se me olviden todas y cada una de ellas y haciendo al mismo tiempo las fotos para ilustrarlo.

Y encima la pasta estaba hecha a su hora y me ha salido riquísima.
Si eso no es ser una madre Alfa que venga dios y lo vea. 
Porque yo soy una madre alfa. Y como dice mi madre (también alfa of course, debe ir en los genes) «eso lo saben hasta los chinos»!

Y tú, ¿eres también madre alfa?

Plan de parto y partos varios

Me encantan las historias de partos. Con decirte que acabo de ver Ice Age 5 y cuando ha nacido el bebé mamut me he puesto tontorrona!! En serio, era taaaannnn mono!!
Me gustan porque me parecen unas historias muy personales y profundas y porque hay una y mil versiones ante el mismo hecho: un nacimiento.
Los hay que son partos para olvidar, como el de Desvaríos de una madre, que de tan horrible que es nos lo tiene que contar en cinco partes: parte I, parte IIparte III, parte IV y parte V.
Los hay estremecedores, como el de Princesas y princesos, en lo que nos cuenta como un «desahucio de vientre»
Los hay que a pesar de ir todo sobre ruedas son instrumentalizados y sin darle ninguna explicación ni poder de decisión a la mami, como el de Koamamá, que nos lo cuenta en dos partes: parte I y parte II
Los hay emocionantes a pesar de ser cesárea, como el de Princess and Owl stories, que también nos lo cuenta en tres partes: parte I, parte II, parte III.
Y también están los míos, por supuesto, jeje: Aquí os dejo el de Marco (monstruitomayor) y el de Erik (monstruitopequeño)

Bien, y después de leer tanto parto y de vivir dos en primera persona, ¿que he aprendido? Pues algo tan sencillo como que tenemos que informarnos.Y que es muy necesario hacer un plan de parto.

plan-parto

En España está muy generalizado el que los médicos o matrones quieran meter las narices donde no les llaman (he dicho generalizado, también los habrá que apuesten por el parto natural). Y tenemos que saber que si queremos que nos rasuren, si queremos un enema, si queremos oxitocina, si queremos epidural, pues muy bien, cada uno es libre de elegir lo que quiera, pero si no lo queremos NO TIENEN PORQUÉ HACÉRNOSLO. Y eso tenemos que saberlo, porque no todo el mundo lo sabe. Y tenemos que hacérselo saber a la gente que nos vaya a atender en el parto, porque tu parto es tuyo y sí, tienes poder de decisión.

Os dejo un modelo de plan de parto para el que esté interesado, a mi me parece muy completo pero lo podéis hacer a vuestro antojo y poner o quitar lo que queráis.
¿Tú hiciste plan de parto? ¿Conocías la opción?

El burger del tiquismiquis

Cuando estuve en España me reservé un día para comer con mis amigas, noche de chicas con gente que hacía muuucho tiempo que no veía. Genial. Y me lo pasé pipa. Lo malo fue el sitio.
El burger del tiquismiquis se llama. Pues yo no digo na que luego to se sabe, pero tiquismiquis es lo que se vuelve una después de haber estado en su bar. En serio, que yo no pido mucho, pero una hamburguesa fría y una tarta de queso caliente me matan…¿no tendría que haber sido al revés?
Yo no conocía el sitio pero seguro que no volveré. Habíamos hecho una reserva para nueve pero en el último momento se apuntaron dos más y llamé para decir que eramos once. Yo pensaba que no habría problema, total, donde caben nueve caben once ¿no?. Pues no. Nos tuvieron que poner en dos mesas separadas porque el sitio es muy «chic» y no se pueden mover las mesas. Punto negativo.
Llegamos y el bar estéticamente está muy bien, yo estoy un poco más acostumbrada al «look mesón» pero si hay que acostumbrarse se acostumbra una, que no es plan de ir de pija para una vez que me voy a cenar sin montruitos ya me pueden llevar al matadero que yo tan contenta. Punto positivo
Dentro un calor de mueeerte. Vale, yo soy calurosa, pero esa era demasiado. Y no es porque yo llegara de Suiza que allí todo el mundo tenía calor ¿eh?. Punto negativo
El caso es que una llega ahí con ilusión porque va a cenar en un sitio guay con gente guay  y sí, mi gente es muy guay, y menos mal, porque si no a ver cómo aguanta alguien al «camarero pestoso». Si, el camarero pestoso, ese ser que por la mañana no le dio tiempo a ducharse pero que por la noche trabajaba, ese ser que te va a servir una hamburguesa, y tú le vas a decir que está «un poco fría» y él te la va a llevar a calentar (JA!) «más-caliente-no-estará-pero-con-escupitajo-seguro» con una cara de «ya-verás-que-rico-está». Ese ser. Sí. Punto negativo.
El mismo al que luego le pedimos un par de cubatas de gin con limón y nos trajo gin con tónica, que todavía le tenemos que agradecer que nos trajera el gin ¿eh?!! porque con las luces que tenía….démosle gracias que no nos trajera……a saber qué!! Punto negativo
Menos mal que para contrarrestar estaba «el otro camarero». Sí, ese camarero que es calvo pero está buenorro, y que luego te enteras que antes tenía el pelo por la cintura de largo y es cuando tu imaginación empieza a trabajar con lo que te gusta a ti el pelo largo. Y encima competente y bien-oliente. Punto positivo.
Lo más gracioso es cuando nos trajeron unas hamburguesas que no habíamos pedido y subió una chica, suponemos que de la mismísima cocina, a decirnos que sí que eran las que nos habíamos pedido, ¿¿no se supone que el cliente siempre tiene la razón??. Pues esta chica no lo sabía. Y no, no era las que habíamos pedido. Punto negativo.
Menos mal que estaba nuestro «camarero buenorro» que nos regalo unas birras en cuanto se lo contamos. Punto positivo.
La comida no estaba mala, pero, como ya he dicho al principio, la hamburguesa estaba fría y la tarta caliente. Eso no es de recibo, sino que se lo digan a mi amiga Laura que, como debe ser, no se calla una  y le iba relatando queja tras queja al camarero buenorro. Punto negativo (por la comida, se entiende, no por el camarero buenorro)
Resultado: 6 puntos negativos vs 3 puntos positivos ===>>> Suspenso
Ya os digo que yo no soy muy tiquismiquis, es más, me pueden dar de comer mierda algo que no sea una exquisitez o cobrarme más caro de lo debido, que como la atención sea buena yo vuelvo, pero es que aquí la cagaron del todo, menos mal que la compañía era muy buena y nos lo pasamos requete. 
He aquí la prueba:
burguer-tiquismiquis

burguer-tiquismiquis

Y tú, ¿que tienes más en cuenta en un establecimiento? ¿la comida o el servicio?

Crónica de un sábado cualquiera

7:00 AM: Abro un ojo, tranquilidad. Mmmmm, que agustito que se está en la camita…me desperezo, miro a mi izquierda, monstruitomayor durmiendo plácidamente. Miro a mi derecha, en la cama de monstruitopequeño no hay nadie. Ya empieza el día.
7: 02 AM: Me quito de encima la pata pierna de monstruitomayor y me levanto. Busco en la camademamiydepapi (llamada así nada más que por costumbre, porque desde que hay monstruitos en nuestras vidas la realidad es bien distinta) a monstruitopequeño. No hay éxito. Sólo está Papi más a gusto que un arbusto con toda la camita para él solito (envidia modo ON, pero ya le tocará a él mañana preparar el desayuno mientras yo duermo a pierna suelta, ahahahaha)
7:03 AM: Toca buscar por la casa. Me lo encuentro escondido en una esquina de la cocina, donde están la sal y el azúcar. Dice que quiere pobar Zucker, pero lo que tiene abierto es el tarro de la sal. Principiante!!!
7:10 AM: Voy a mear orinar. Cuando estoy en ello aparece por el pasillo monstruitomayor. Ahora sí que ha empezado el día de verdad.
7:13 AM: Intento la estrategia de tumbarme un poco en el sofá a ver si quieren jugar un poco en el salón mientras Mami descansa.
7:30 AM: No sale bien. Opción B. Voy a poner la tele a ver si así se quedan tranquilos (sí soy muy mala madre y me gusta dormir, sobretodo los findes)
8:00 AM: Tampoco ha salido bien. Llevan media hora dándome por culo el follón y no consigo descansar. Opto por levantarme a preparar el desayuno. Han ganado.
8:00 – 9:00 AM: Primera lucha del día. El desayuno. 
– Espérate que estemos todos en la mesa.
– En la mesa no se juega.
– Cierra la mermelada.
– No se mete el dedo en la mermelada.
– No se juega en la mesa.
– Si te has echado el Saft ahora te lo terminas.
– No se jueeeggaaa en la meeesaaaa.
– No chupes el cuchillo.
– ¿He dicho que no se juega en la mesa?
…………………………….
9:00-10:00 AM: Nos dan una tregua y juegan apaciblemente a los dinosaurios (todo lo apaciblemente que se puede jugar a los dinosaurios teniendo en cuenta que se pelean con la cola y rugen y esas cosas de dinosaurios) en el LEJ (para quien no lo conozca habitación de juegos más comúnmente llamada «Lugar de Esparcimiento de Juguetes»). Mientras podemos arreglar un poco la cocina y asearnos mínimamente.
10:00 AM – 13:00 PM: Papi se va con los monstruitos a hacer unas compras y a limpiar la «frago» del curro (gracias Papi!)
Mami aprovecha para adecentar un poco la casa (pero sólo un poco que es sábado), escribir un post, sacar a los perros y salir a correr.
Monstruitopequeño aprovecha para arrancar la frago (con la primera metida, of course) mientras Papi y monstruitomayor arreglan la parte de atrás de la frago (qué me gusta esta palabra oye!), menos mal que está el freno de mano puesto.
13:00 – 14:00 PM: los monstruitos toman los cereales de colores que han comprado con Papi (imposible esperarse a la cena) y Papi y Mami toman la pizza que sobró de la cena de ayer. ¿¿¿¿¿¿Había dicho yo algo de que en la mesa no se jugaba??????
14:00 – 16:00 PM: Intento de descanso. Ponemos la tele a ver si les gustara algo y pudiéramos descansar un poco, parece que en un principio hay éxito pero llegan los anuncios. Está claro que el hijo de … que inventó los anuncios no tenía hijos.
16:00 – 19:00 PM: vamos de paseo. Monstruitos corren y gritan. Tengo la impresión que toda Suiza nos está mirando. ¿¿¿O no es una impresión???
19:00 – 20:00 PM: baño y cena (cereales de colores, natürlich)
20:00 PM: hora de dormir. Mami se acuesta con los monstruitos para protegerlos de los monstruos (qué paradoja eh?). Y aquí hay dos versiones:
– unos días Mami se queda durmiendo antes que monstruitomayor (monstruitopequeño se duerme al medio segundo de acostarse). Gute nacht.
– otros días Mami es fuerte y consigue salir despierta de la habitación. Acto seguido se duerme en el sofá. Gute nacht.

Y vuestro sábado, ¿qué tal es?

Los primeros días del bebé en casa

Acabas de ser madre, durante el embarazo has leído miles y miles de libros pero aún así, no sabes como con toda la teoría que se agolpa en tu cabeza, te encuentras «rara» con ese bebé tan mono que te han dado en el hospital y que resulta que sí, que es tu hijo.
Tranquila, nos ha pasado a todas. Y para eso estamos, para ayudarnos. Así que ahí van unos consejillos.
1. Olvida todo lo que has leído. Así de claro te lo digo. Hay miles y miles de libros, de corrientes diversas, unas más afines a ti y otras menos, pero al final lo único que consigues es liarte y no saber si tienes que poner el pañal en la teta o la boca en el culo. Así que lo mejor, sin duda, es dejarte guiar por tu instinto, que para eso lo tenemos y nos ha hecho sobrevivir millones y millones de años. Confía en ti.
2. Paciencia. Es lo que más vas a usar estos primeros días con tu chiquitín, y puede que se te gaste, así que cultívala. Te vendrá muy bien.
3. Pon a raya a los familiares. Sé que todo el mundo está deseando ver a ese bollito redondito que has parido, pero tú eres la que acabas de parir y necesitas descansar y sobretodo, asimilar la nueva situación y conoceros. Tú al bebé y el bebé a ti. Si eso lo puedes hacer con el ritmo de visitas diarias, perfecto, pero si no eres capaz (que será lo normal), no dudes en decirlo. Habla con ellos, espacia las visitas y organízalas de alguna manera. La gente lo entenderá.
4. Descansa. El primer mes es el más duro, y tanto tú como tu hijo estáis cogiendo el ritmo, así que si tu hijo se queda durmiendo, sea la hora que sea, aprovecha y duerme tú también. Sé que se te puede hacer raro estar a las 11 de la mañana durmiendo, pero recuerda que luego cuando se despierte no tienes opción. Tendrás que estar al 100% para él. Y no, no somos máquinas, somos humanos, así que descansa. Es el mayor favor que te puedes hacer tanto a tí como a tu hijo.
5. Recuerda que no estás sola. Sois dos, porque ese bebé tiene un padre. Seguro que él tampoco se quiere perder ni un minuto del crecimiento de su bebé y compartís responsabilidades, pero si sientes que necesitas más, no dudes en pedirlo. A veces ellos no pueden entender todo lo que se nos pasa por la cabeza (o por el corazón) con toda esa revolución de hormonas que tenemos recorriendo nuestro cuerpo. Habla con él. Os hará sentiros mejor.
consejos-bebe
6. Y por último y sobretodo disfruta. Disfruta de la etapa de bebé porque se pasa volando!!

En casa ya no se grita

Desde el martes soy miembro del grupo de Facebook En casa ya no se grita.
¿Y eso qué es?
Pues eso es un grupo que han creado Ilda y Ana para que las mamás gritonas dejemos de serlo. Y es que parece fácil pero no lo es. Yo lo he intentado otras veces y no lo he conseguido, así que a ver si en un grupo, con ayuda de otras mamás gritonas, pues tengo un poco más de éxito.
¿Y por qué me he unido?
Me he unido porque estoy harta de ser una mamá gritona. Cuando vivía en España tenía una vecina que se pasaba el día gritando. Nerea se llamaba la hija, la pobre hija. Nerea parece que toooodo todo lo hacía mal, pero muy mal debía hacerlo teniendo en cuenta cómo su madre perdía los nervios. Yo la escuchaba desde mi patio anonadada. En serio. No me podía creer cómo alguien podía ponerse tan nervioso, si a su hija no se le escuchaba nunca!!!
La escuchaba primero como mujer-todavía-sin-hijos y más tarde como madre-de-dos-monstruitos. Y en ningún momento llegué a entender ni comprender su histerismo (bien es cierto que lo suyo era demasiaaado, más tirando a garrulilla que otra cosa)
Luego me mudé a Suiza y dejé de escucharla. Uf! Qué alivio!! Pero nunca me olvidé de ella. Siempre ha estado en mi cabeza como mi anti-referente.
Y monstruitopequeño empezó a andar…y yo empecé a gritar.
A ver, no es que me pase toooodo el día gritando, también cocino, salgo a pasear y esas cosas de gente normal. Pero lo que sí es cierto es que la situación poco a poco se me ha ido haciendo más difícil y mi umbral de paciencia ha ido bajando considerablemente.
En mi humilde opinión han influido muchos factores. Creo que se me juntó todo. Cambiaron muchas cosas de un plumazo.
– Nos mudamos a Suiza.
– Su padre empezó a trabajar. Hasta ese momento siempre habíamos estado los dos para todo. Si me había quedado sola con ellos había sido unas horitas nada más.
Monstruitomayor se hizo un poco más mayor y empezó a realizar que eso que había allí a su lado era un hermano pequeño, y empezaron las peleas entre hermanos.
– En España iban los dos a la guarde de 9 a 17. En Suiza los precios de la guarde son prohibitivos, así que pasaron a estar todo el día conmigo.
– En España hay familiares a los que, dado el caso, siempre le puedes dejar a tus monstruitos, ya sea una noche a dormir o sólo unas horitas para desahogarte un poco. En Suiza no.
Así que sí, se me juntó todo. Los que me conocen siempre han admirado de mí mi paciencia. Era difícil enfadarme o escuchar un grito de mi boca. Por eso me preocupa que haya bajado tanto mi umbral de grito. Por eso estoy en este grupo. Porque nunca es tarde para cambiar.
Seguro que esta vez lo consigo. Ya llevo 3 días sin gritar. Yujuuuuu!!!!!!

Compras que te cambian la vida I

Este post lo tengo pendiente desde hace tiempo pero entre unas cosas y otras siempre acabo escribiendo otros, y hoy por fin me he decidido. Tengo que compartir con vosotros las mejores compras de mi vida. Pero no así a la ligera, sino las mejores de verdad de la buena. Y no, no me llevo comisiones de ninguno de los productos de los que os voy a hablar, pero estar atentos porque a lo mejor os la puede cambiar a vosotros también.
– La copa menstrual. 
Imagen sacada de internet
Este producto hay mucha gente que no lo conoce y, en mi humilde opinión, es el descubrimiento del siglo. Esta claro que tener la regla no es guay, y por más que los anuncios de compresas o de tampones se empeñen en convencernos de lo contrario sigo convencida. NO, no es guay. Pero, por lo menos para mi, desde que uso esta copa (hace ya casi dos años y medio) ya no es tan «coñazo». Con deciros que a veces hasta me olvido de que la llevo puesta y todo!
Yo he pasado, supongo que como todo el mundo, por la etapa de las compresas y de los tampones. Las compresas más incómodas no me pueden parecer y los tampones mejoraron mucho mi existencia, pero aún así siguen teniendo muchas desventajas, tales como el dinero que hay que invertir, lo poco ecológicos que son o el riesgo de SST (síndrome del Shock Tóxico), un síndrome muy poco común pero muy grave, y el riesgo, por muy poco que sea, ahí está oye.
Bien, pues la maravillosa copa menstrual soluciona todo eso. Me costó 19,90 € y tiene una duración estimada de 10 años, lo que soluciona a la vez el problema del costo y de la ecología. Está fabricada en una silicona 100% compatible con el cuerpo humano, lo que elimina totalmente el riesgo de SST. La copa es muy fácil de introducir y no absorbe, sólo recoge. Es muy cómoda de llevar, de hecho parece que no llevas nada. Dependiendo del flujo que tengas, puedes estar sin cambiártela hasta 12 horas, por eso muchas veces se me olvida que la llevo. La caña vamos. Os invito a probarla sin duda!
– La aspiradora sin cable.
Imagen sacada de internet
Yo tengo dos perros, muy monos, preciosos, pero que sueltan pelos como unos condenados. No soy de la opinión de que la casa tenga que estar como un palacio de exposición, de hecho eso es totalmente imposible teniendo dos niños, dos perros y no-asistenta-nadie-que-te-ayude. Soy consciente de eso. Pero también existen unas condiciones mínimas de salubridad. Y esas condiciones eran incompatibles con la cantidad de pelos desprendida por mis perros. O, más bien, con la pereza que me daba a mi sacar la aspiradora-trasto-con-cable a diario para recoger esos pelos.
Gracias al cielo la aspiradora-trasto-con-cable se rompió (no tuve nada que ver lo juro, jijiji) y la adquisición de la aspiradora sin cable se convirtió en mi salvación. Yo me decidí por este modelo (Rowenta air force) consultando en internet y comparando muchos modelos y, desde luego, más satisfecha no puedo estar.
La aspiradora descansa tranquilamente en un rincón del salón a la espera de ser usada, por lo que no da pereza pasarla a diario. No lleva bolsa (por lo que me ahorro los recambios) y la limpieza es muy sencilla. Tiene una potencia más que suficiente para aspirar bien y la batería tarda 50 minutos en gastarse, con lo que tienes tiempo de sobra para repasar toda la casa (a no ser que tengas un palacio, pero entonces tendrás asistenta ¿no?). Ah! y el pie con forma triangular es muy práctico para esquinas varias y acceder a los «rincones con encanto» de tu casa.

Y aquí lo voy a dejar por hoy que tampoco es plan de comer tanto el tarro en un sólo día, pero mañana más que todavía me quedan un par de compras que comentaros.

Continuara…

Diferencias

Bueno, después de que en mi anterior post criticara un poco el género másculino dando a conocer el OPM, creo justo evaluar también un poquito la asombrosa mente de la mujer, por aquello de la igualdad y eso.
Y es que las mujeres somos raras. Es nuestro mayor defecto.
¿Quién de vosotras no ha contestado alguna vez a la pregunta: «¿pero qué te pasa cariño?» con el típico «¿a miiii??? nada, no me pasa nada»? En realidad por tu cabeza están pasando miles de razones por las que ahora mismo matarías (puede ser relacionado con él o no, pero matarías). Tu cabeza va a mil por hora para intentar asimilar ese cabreillo que te tiene un pelín distante, pero la respuesta es «nada». Pobrecillos, si les contestamos eso, pues que se van a creer ellos, que no nos pasa nada!!
Luego, para compensar, está la otra cara de la moneda. No nos callamos ni debajo del agua (claro, siempre y cuando no estemos cabreadas). Como estemos felices y campantes…ay amigo! cómprate unos tapones para los oídos!! Y para muestra un botón:

Conversación con mimadre:
Mimadre: Hola hija, ¿que tal?¿cómo estáis?¿y los niños?¿Qué tiempo hace por allí? Uy cuánto                                     tiempo que no hablamos!! (desde el día anterior por lo menos…)
Yo: (contesto pacientemente a cada una de sus preguntas) ¿Y vosotros qué tal?
Mimadre: blablablablablablablablablablablabla
blablablablablablablablablablablabla          (mínimo media hora, a veces apoyo
blablablablablablablablablablablabla              el teléfono en algún sitio para
blablablablablablablablablablablabla                 aprovechar el tiempo y
blablablablablablablablablablablabla                         hacer algo)
blablablablablablablablablablablabla
Yo: Ahá, qué guay. Bueno, pues un besito para todos!!!
Mimadre: Sí, besitos para mis niños y, bueno, para vosotros también.

Conversación con misuegro:
Misuegro: Hola, ¿que tal estáis?
Yo: muy bien, ¿y vosotros?
Misuegro: también bien, un beso para todos.
Yo: ok, otro para vosotros!

Si os dais cuenta ambos obtienen la misma información relevante, sólo que cuando cuelgo el teléfono después de hablar con misuegro, no tengo que ir directa al botiquín a por un ibuprofeno.
Lo dicho, no nos callamos ni debajo del agua…bueno, o eso o que mi madre tiene una cuerda la pobre…!!!!
PD. Mamá, ten en cuenta que esto está escrito desde el cariño eh?