Archivo de la etiqueta: Vacaciones

#Retomes: Agosto te quiero

Casi casi no llego a tiempo pero aquí estoy, participando por segunda vez en el #retomes, en este caso el que nos propuso No sin mis patucos para ver qué nos parecía agosto, si quieres saber de que va en su post Cómo te cae agosto está muy bien explicadito 😉

Este mes hemos estado poniendo fotitos en Instagram, una red social que descubrí tarde pero que engancha mil y me encanta la verdad (no me sigues todavía??), con los hashtag #agostotequiero o #agostoteodio, según se de el caso, yo sólo conseguí una de #agostoteodio:

Sigue leyendo

Lo mejor de las vacaciones

Pues sí, ya he vuelto, y aunque no he tenido vacaciones de esas de irme al Caribe con la pulserita y niñera 24 horas, que más bien lo que he hecho ha sido no salir de mi casa, estas vacaciones blogueras me han venido muuuy bien. He aprovechado para hacer algunas cositas que tenía pendientes de esas que se van acumulando, como poner al día mi correo y conseguir organizar/eliminar esos casi 5000 mensajes que me acechaban. He podido leeros conforme llegabais a mi bandeja de entrada, y hasta comentar!!! He podido adelantar un poco de trabajo en el blog para que no me pille el toro a la vuelta de vacas. He podido disfrutar de mis monstruitos y hasta de tirarme al sofá. Hemos saltado en charcos cual familia Pig, nos hemos perseguido para tirarnos cubos de agua por el jardín, hemos hecho una pasta extraña plastilina casera, hemos hecho muuchas pompas hasta marearnos, hemos leído mucho, y sobretodo, he pasado estos casi dos meses sin estrés, que esto del blog me gusta mucho, muchísimo, pero también me estresa mucho, muchísimo.

1000 seguidores Twitter

Pero sin duda, lo mejor de todo ha sido…

Sigue leyendo

Vacaciones Santillana!!!

Que sí!!! que me cojo vacaciones!!!! Y no, no me voy a España a cebarme a tapitas y a cañitas. No me voy a ningún lugar paradisíaco a disfrutar de tumbonas y pulseras «all inclusive». Y no por falta de ganas, sino por algo tan sencillo como que no  me ha tocado la lotería (aún, que todo se andará, jejeje).

vacaciones+santillana

Imagen sacada de http://www.yofuiaegb.com

Sigue leyendo

El burger del tiquismiquis

Cuando estuve en España me reservé un día para comer con mis amigas, noche de chicas con gente que hacía muuucho tiempo que no veía. Genial. Y me lo pasé pipa. Lo malo fue el sitio.
El burger del tiquismiquis se llama. Pues yo no digo na que luego to se sabe, pero tiquismiquis es lo que se vuelve una después de haber estado en su bar. En serio, que yo no pido mucho, pero una hamburguesa fría y una tarta de queso caliente me matan…¿no tendría que haber sido al revés?
Yo no conocía el sitio pero seguro que no volveré. Habíamos hecho una reserva para nueve pero en el último momento se apuntaron dos más y llamé para decir que eramos once. Yo pensaba que no habría problema, total, donde caben nueve caben once ¿no?. Pues no. Nos tuvieron que poner en dos mesas separadas porque el sitio es muy «chic» y no se pueden mover las mesas. Punto negativo.
Llegamos y el bar estéticamente está muy bien, yo estoy un poco más acostumbrada al «look mesón» pero si hay que acostumbrarse se acostumbra una, que no es plan de ir de pija para una vez que me voy a cenar sin montruitos ya me pueden llevar al matadero que yo tan contenta. Punto positivo
Dentro un calor de mueeerte. Vale, yo soy calurosa, pero esa era demasiado. Y no es porque yo llegara de Suiza que allí todo el mundo tenía calor ¿eh?. Punto negativo
El caso es que una llega ahí con ilusión porque va a cenar en un sitio guay con gente guay  y sí, mi gente es muy guay, y menos mal, porque si no a ver cómo aguanta alguien al «camarero pestoso». Si, el camarero pestoso, ese ser que por la mañana no le dio tiempo a ducharse pero que por la noche trabajaba, ese ser que te va a servir una hamburguesa, y tú le vas a decir que está «un poco fría» y él te la va a llevar a calentar (JA!) «más-caliente-no-estará-pero-con-escupitajo-seguro» con una cara de «ya-verás-que-rico-está». Ese ser. Sí. Punto negativo.
El mismo al que luego le pedimos un par de cubatas de gin con limón y nos trajo gin con tónica, que todavía le tenemos que agradecer que nos trajera el gin ¿eh?!! porque con las luces que tenía….démosle gracias que no nos trajera……a saber qué!! Punto negativo
Menos mal que para contrarrestar estaba «el otro camarero». Sí, ese camarero que es calvo pero está buenorro, y que luego te enteras que antes tenía el pelo por la cintura de largo y es cuando tu imaginación empieza a trabajar con lo que te gusta a ti el pelo largo. Y encima competente y bien-oliente. Punto positivo.
Lo más gracioso es cuando nos trajeron unas hamburguesas que no habíamos pedido y subió una chica, suponemos que de la mismísima cocina, a decirnos que sí que eran las que nos habíamos pedido, ¿¿no se supone que el cliente siempre tiene la razón??. Pues esta chica no lo sabía. Y no, no era las que habíamos pedido. Punto negativo.
Menos mal que estaba nuestro «camarero buenorro» que nos regalo unas birras en cuanto se lo contamos. Punto positivo.
La comida no estaba mala, pero, como ya he dicho al principio, la hamburguesa estaba fría y la tarta caliente. Eso no es de recibo, sino que se lo digan a mi amiga Laura que, como debe ser, no se calla una  y le iba relatando queja tras queja al camarero buenorro. Punto negativo (por la comida, se entiende, no por el camarero buenorro)
Resultado: 6 puntos negativos vs 3 puntos positivos ===>>> Suspenso
Ya os digo que yo no soy muy tiquismiquis, es más, me pueden dar de comer mierda algo que no sea una exquisitez o cobrarme más caro de lo debido, que como la atención sea buena yo vuelvo, pero es que aquí la cagaron del todo, menos mal que la compañía era muy buena y nos lo pasamos requete. 
He aquí la prueba:
burguer-tiquismiquis

burguer-tiquismiquis

Y tú, ¿que tienes más en cuenta en un establecimiento? ¿la comida o el servicio?

¿Cómo viajar con niños en coche?

Sudor frío. Palpitaciones. Respiración agitada. Pánico. Eso es lo que me recorre por el cuerpo cada vez que pienso que tan sólo dentro de dos semanas nos vamos a España. Eso no parece tan malo ¿no?, pensaréis vosotros. Y efectivamente, no es tan malo. Eso es incluso positivo. Ver a la familia, amigos. Muchas ganas. Lo malo es que vamos EN COCHE.
frauenfeld-murcia-distancia
Distancia Frauenfeld-Murcia
1340,23 Km en línea recta. 1681,13 Km por carretera, que al fin y al cabo va a ser lo que nos interesa porque no pienso ir en línea recta, rebelde que es una oye!!
Y aún así eso no es lo peor. Ese recorrido ya lo hice con el camión que alquilamos para la mudanza. Y el plan no fue ligero no, aquí os lo muestro:
Jueves: carga camión y Murcia-Frauenfeld
Viernes: descarga camión-cena-dúchate y a la camita
Sábado: Frauenfeld-Murcia
Domingo: a descansar (en casa del suegro, porque evidentemente ahora todas tus cosas están en Suiza)
Fue una paliza, no os voy a decir que no. Pero íbamos sólos mi marido y yo y lo llevamos bastante bien. Se podría decir que fue hasta divertido.
Ahora nos vamos todos. Es decir, dos «adultos» (por llamarnos de alguna manera), dos monstruitos y dos perros. Todo de dos en dos, como los petit-suisse. Todo ello reunido durante unas 20-24 horas en un habitáculo de reducidas dimensiones como es un coche. Horror. ¿Veis? ya me viene el pánico otra vez. Porque además nosotros somos muy tontos nuestros y somos anti-DVD-en-el-coche-para-los-niños.
Así que apelo a vuestra bondad y sabiduría. Necesito vuestra colaboración para no volverme loca. ¿Qué consejos me dais para llegar vivos y cuerdos a España? ¿Cómo entretenéis vosotros a vuestros chicuelos en el coche?
Toda aportación será bienvenida. Gracias.

Después de la tempestad…

…viene la calma. Eso dicen ¿no?. Por lo menos por casa parece que llevamos unos días más tranquilitos. Despues de un fin de semana movidito tiene pinta de que por fin todo va volviendo a la normalidad. No quiero decirlo muy alto no me vayan a oir y empiecen otra vez a destroyar mi salud mental como venían haciendo últimamente, pero bien es cierto que en casa se respira una tranquilidad (dentro de la tranquilidad que puede tener una casa con dos niños claro, no os vayais a creer ahora que se han convertido en dos hermanitas de la caridad!) a la que ya no estaba acostumbrada. Y la sensación es muy agradable, todo hay que decirlo, pero no me quiero acostumbrar, que puede ser que esto estalle en cualquier momento!
Por otra parte esto muy contenta porque el Freitagnachmittag (vamos, el viernes a las dos), hemos quedado en ir a ver una Kita (guardería) para ver si llevamos un par de tardes a Erik, de una a seis. En principio lo hacemos por el tema del idioma y eso, para que se acostumbre al alemán, porque entenderlo lo entiende, pero te contesta siempre en español. Y digo en principio porque, en mi fuero más interno (e incluso en el más externo diría yo) lo hago por mi y por mi salud mental, que como todos sabéis se resiente día a día.
Me explico, yo en España estaba muy mal acostumbrada ya que los dos iban a la guarde y yo siempre tenía un ratito al día para mi, pero desde que, hace ya año y medio, vivo en Suiza, eso de un ratito para mi….eso es una utopía. Sí, tengo el viernes de cervezas, y el gym, y hasta a veces me voy a correr por liberarme un poco!…pero no es lo mismo, son ratitos muy cortitos y no consigo desestresarme. Creo que lo que necesito es unas «vacaciones de niños» de una semana por lo menos para recuperarme, aunque luego seguro que me pasaba esas «vacaciones» hablando de ellos, pero bueno!
El caso es que, que dos tardes a la semana, de una a seis, que en vez de dos monstruitos tenga a uno nada más, madre mía!! para mi eso es como un paraiso!!!
Ya os iré contando, la Kita tiene muy buena pinta, yo deseandito que empiece estoy, y eso que todavía no lo he apuntado!

Ángeles y demonios

O de cómo dos monstruitos pueden pasar de un estado a otro en tan sólo 24 horas.
Hora 0 (ángeles)
Nos vamos a pasar el día a la Manga, por delante nos espera un maravilloso día de sol, playa, birras, paella, chuletones y amigos que hace muuucho tiempo no ves. Como alguien tiene que conducir a la vuelta, decidimos democráticamente que esta vez voy a ser yo así que no me puedo abandonar al alcohol y actúo de madre amantísima, dedicándole un precioso tiempo a los monstruitos en el que no sé si disfrutaron más ellos o yo. El día transcurrió tal y como lo habíamos previsto pero mejor. Mis hijos se portaron de miedo, no se pegaron, no gritaron, compartieron los juguetes, durmieron la siesta dejándome disfrutar de un relajante bañito de un par de horas a la tarde…increíble, inaudito. 
Los amigos nos preguntaban que no sabían de qué nos quejábamos, que los niños eran un cielo y se portaban genial, y yo insistía e insistía en que esos no eran mis hijos, de verdad, algo les pasaba o no eran ellos porque mis hijos chillaban, se pegaban y se mordían, llegué a la conclusión de que debían estar abducidos y ahí sólo estaba su cuerpo pero no su alma. Esa era la opción más probable. O eso creía yo, la realidad es que estaban guardando tooodas sus fuerzas para el día siguiente. Los muy c***ones…
Hora 24 (demonios)
Comida familiar. Vienen a comer la abuela, los titos y el primo (de edad similar a monstruito pequeño, es decir, menos de 2 años y medio) y vamos a ir a un restaurante chupi-guay-con-comida-riquisima-pero-sin-zona-de-entretenimiento-infantil. Súper. Si los niños se portan igual de bien que ayer puede ser un día estupendo. Pero no. Ya desde que se levantaron apuntaban maneras y estaba claro que no nos lo iban a dejar fácil.
Mis hijos habían recuperado su alma y volvían a gritar, pegar y morder. Y sobretodo con un objetivo claro, su pobre primo. 
Ensañamiento nivel: a media comida mi marido tuvo que abandonar el restaurante e irse a casa con monstruito pequeño para que los demás pudiéramos terminar sin que la mirada láser de los otros habitantes del comedor nos acabara desintegrando por completo.
Con lo bien que se habían portado tan sólo 24 horas antes!!

Volando voy…

Y por ahora ahí me quedo, que ya entonaré el volando vengo dentro de tres semanitas.
Por ahora queda na y menos pa empezar el que será nuestro segundo viaje a España desde que somos unos expatriados.
Ganas muchas y, sobretodo, más que de ver a la familia y amigos (que las hay, y mogollón además), las ganas son de que los abuelos vean a los monstruitos, y que puedan comprobar por sí mismos que ya no son tan monstruitos, que han crecido un montón y que además se les nota. Y es que son ya casi 5 meses sin que los vean y eso, a estas edades, mucho es.
Por otra parte, a diferencia de la última vez, Marco ya no lleva pañales, así que llevaré cuidado en la alimentación para que a la vuelta no viajemos con durchfall no vaya a ser que me tenga que pelear con alguien en arameo pa defender a mi niño.
Nos vemos pronto!!!

Primer viaje a España

Tenía yo un post pendiente, y es que desde que volvimos el día 18 a Suiza no había hablado por aquí de mi primera visita a España, y no podría ilustrar mejor este post que con una fotito en la playa y en honor a mis seguidoras más fieles: Bea, Lidia, por fin habéis salido en el blog!! jajaja. Ofelia!! la próxima no faltas eh????
En principio es raro, tú siempre has vivido en España y has ido de vacaciones a otros sitios, pero ahora vives en otro sitio y te vas a de vacaciones a España. Y ahí es cuando España empieza a molar. Cuando el paro, los políticos ladrones, los pisos embargados…y en fin, todas esas cosas que te han empujado a irte de España, y que día a día, aunque ya no estés viviendo ahí, te siguen preocupando e indignando, todas esas cosas, durante una semana, las apartas de tu cabeza, porque tú estás de vacaciones, y las vacaciones son para disfrutar. Puede parecer un poco superficial lo que estoy diciendo pero creo todos tenemos la obligación de descansar mentalmente en alguna ocasión, por muy graves o muchos que sean los problemas que tenemos.
Así que ahí estaba yo, en España, dispuesta a disfrutar!!!
El viaje de ida fue muy bien, mejor de lo que me esperaba, volamos a las 6:10 de la mañana y pasamos todo el viaje los cuatro durmiendo, así que estupendo.

Una vez en España, tú llevas un plan más o menos establecido para apurar los segundos y hacer todo lo que quieres hacer y ver a toda la gente que quieres ver, pero, por desgracia, no puedes ver ni a todo el mundo que hubieras querido ver, ni a los que has visto estar con ellos todo el tiempo que hubieras querido, pero se hace lo que se puede!
Eso sí, comer, beber y fumar como si no hubiera mañana no te lo quita nadie!!!

La consecuencia de eso es que te lo estás pasando pipa pero también estás deseando volver a la paz y la tranquilidad de tu casita!!!!
Eso sí, el viaje de vuelta no fue tan bueno como el de ida. Esta vez volamos a las 9 y no pudimos echar ni una cabezadita. Además, como consecuencia lógica de las panzás a comer que nos dimos, Marco y Erik volvieron «pelín sueltecitos» de la barriga, lo que originó mi primera pelea en alemán con el tonto´laba que tenía sentado delante. El pobre idiota una de las veces que Marco perfumó el ambiente, sin darnos tiempo si quiera a cambiarlo, llamó al azafato para quejarse. Sí, habéis leido bien, no se dio la vuelta y nos informó que teníamos que cambiarle el pañal a nuestro hijo no, llamó al azafato! Las cosas no podían quedar así por lo que yo fui todo el vuelo restante rumiando mi cabreo y en cuanto aterrizamos le expliqué, muy educada pero no amablemente, que mi hijo tenía sólo tres años y diarrea (combinación explosiva, por otra parte, para volar en avión!)
Y me quedé un poco más tranquila, sí.
La próxima en agosto, pero esta vez tres semanas y a la playita así que un poquito más relajados, a ver que tal!