Archivo de la etiqueta: idioma

¿Cómo se vive la maternidad expatriada?

Cuando se toma una decisión teniendo hijos hay que pensar mucho más los pros y los contras, porque toda decisión tendrá unas consecuencias, tanto positivas como negativas, y no te afectarán sólo a ti como cuando eras una soltera sin hijos libre como el viento, afectarán a toda la familia.

Si además la decisión a tomar no consiste en decidir qué vas a hacer de comer ese día (que a veces puede ser más complicado de lo que parece!), sino que va un poquito más allá; si la decisión a tomar va sobre si vas a cambiar el domicilio familiar a 1600 kilómetros de donde lo tenías hasta ese momento, todo se complica mucho más.

Todos sabemos que una de las consecuencias de ser expatriado es que lo primero que fotografías a la llegada a tu patria cuando vas de vacaciones es la comida, he aquí la prueba:

Collage comida española

Pero hay más consecuencias. Lai, de Así como lo pienso, nos ha invitado a contar nuestra experiencia como madres expatriadas, y aquí estoy yo, dispuesta a contarla 😉

Sigue leyendo

Cómo encontrar colegio en Suiza

Hace unos meses la globosfera maternal se llenaba de post en búsqueda del colegio perfecto para nuestros churumbeles.  Que si este me pilla cerca de casa, que si en este me dan más puntos por tener empadronado al niño en la casa del vecino del primo del jefe de la abuela, que si en este cole ofertan esto o en este esto otro, que si en este voy a tener que quitarme un riñón para pagar el comedor pero si lo llevo a este otro el estómago se le va a caer a pedazos al niño con la mierda-comida que le van a dar así que mejor me quito un riñón…

No parece una búsqueda sencilla, yo de hecho me agobié un poco por los padres que estaban en esa labor de búsqueda. Y encima luego encuentras en colegio perfecto, el ideal para tu churumbel, echas la solicitud y tienes que esperar a ver si ellos también te quieren a ti con un complicado (e injusto a veces) sistema de puntos.

Buscar cole en Suiza
En Suiza eso me lo ahorro porque no tengo que buscar cole.

Sigue leyendo

Bilingüismo, mi experiencia

bilinguismo


Es regnet un poquico. Esa frase me soltó un día monstruitomayor cuando estábamos mirando por la ventana. Es regnet es «está lloviendo» en alemán, y un poquico lo sacó de su vocabulario español, bueno, mejor dicho, murcianico.

En Suiza hay cuatro idiomas oficiales, la mayor parte del territorio suizo es de habla alemana, le sigue el territorio de habla francesa, luego está la parte italiana y, por último, hay una pequeña zona donde se habla el romanche, una lengua retorrománica con algo de parecido con el italiano.
Nosotros vivimos en la parte alemana en la que, aunque parezca mentira, no se habla alemán. Sí, has leído bien, en el colegio o en cualquier carta oficial, por ejemplo, usan el alemán o Hoch-Deutsch, pero la gente en la calle habla Schweizer-Deutsch, vamos, suizo. El suizo es parecido al alemán pero no es lo mismo, con deciros que los suizos entienden a los alemanes pero los alemanes no entienden a los suizos. En resumen, un lío.

¿Y qué hablamos nosotros en casa? ¿Qué referencias idiomáticas tienen nuestros monstruitos? Pues un poco de todo, papi les habla a los monstruitos en suizo y mami les habla en español, en la guarde les hablan en suizo y los dibus los ven algunos en alemán, otros en italiano y otros en español. Ahí es na! Y encima los tíos lo pillan todo, eso sí, en el 90% de los casos te van a contestar en español, o con frases tan curiosas como la que antes os he comentado.
El caso es que yo siempre que he leído sobre bilingüismo te recalcan que cada padre les hable en su idioma y sólo en ese idioma y nosotros desde luego en ese aspecto estamos más que suspensos. Sí que mayoritariamente lo cumplimos como os he comentado antes, pero no siempre, porque papi también les habla a veces en español y mami, como está aprendiendo alemán, hay días que se viene arriba y les suelta cosas en alemán, o incluso en italiano, chula que es una oye, así están de grillaos los pobrecillos.
Pero, a pesar de no hacerlo 100% bien, yo creo que tampoco lo estamos haciendo mal del todo, primero porque lo entienden todo, y segundo porque lo que sí que he observado es que si nosotros le hablamos en alemán nos responden en español, pero si es una «seño» o una persona ajena la que le dice algo en alemán va miniño y le contesta en alemán. Un genio (seguro que puedes vislumbrar mi cara de madre orgullosa mientras escribo estas líneas ¿eh?)
Esos avances los hemos notado sobretodo desde que apuntamos a monstruitomayor al Sprachspielgruppe, un grupo para aprender y practicar el alemán jugando, y como monstruitomayor habla más alemán, monstruitopequeño lo secunda y también mejora su alemán. Dos por uno, jeje.

En agosto empieza monstruitomayor el cole y ahí empezará a tener contacto diario con el alemán, y tendrá que contestar en alemán sí o sí porque si no va listo el pobre así que ya os contaré qué tal le va y si conseguimos hacernos del todo con este idioma con el que hemos elegido convivir.

Bis bald!!!!  Hasta pronto!!!

LA PIEDRA

Llevo ya aquí casi un año y medio y todavía no os he hablado de «LA PIEDRA», sí así, en mayúsculas. Ay ay ay…anda que ya me vale!
A ver, os pongo en antecedentes, yo llevaba viviendo en Suiza como una semana, dos a lo sumo, y una noche me fui a pasear a los perros. Yo iba como en una nube de paz, amor y armonía; muy buena temperatura (era abril), yo alucinando con toooodas las estrellas que podía ver aún estando en la ciudad, todo taannn verde, las casas taaannn bonicas, yo estaba taaaannn feliz!!! Eso sí, del idioma no sabía ni papa, en esta zona se habla alemán y yo lo máximo que sabía era el subanestrujenbajen aquel del chiste, pero aún así, la felicidad se me salía por los poros de la Haut (ahora domino mucho más el idioma veis?). Como he dicho yo iba paseando a los perros, a los que saqué a hacer sus pipises y sus cacas, como dios manda. Y en esas estamos cuando a Canelo se le ocurre mear en una piedra, a simple vista parecía una piedra normal, más bien yo la hubiera calificado como roca, pero no amigos, debía tener unos poderes superespeciales o ser el escondite de un pasadizo secreto hasta el banco más popular de Suiza (así tipo Mortadelo y Filemón no?), de lo contrario no entiendo que, habiéndome alejado yo unos cuantos pasos ya, saliera la dueña de la casa más cercana a echarme la bronca (supongo por el tono, mi cerebro sólo percibió cagüenbktkasaoevcddkmen) con botellita de agua en mano incluida a limpiar el destrozo que había debido prepetrar mi pobre perro en su adorada piedra. 
A cuadren me quedé yo.
Otra opción podría ser pensar que a lo mejor luego le da el sol a la piedra y a la pobre Damen le llega el olor pipisoso a casa, pero teniendo enfrente una cuadra (al cruzar la calle, unos 100 metros, de verdad) esa idea la deseché. Así que tengo que investigar más a fondo la piedra esa a ver si en realidad me lleva al banco donde tienen las perras todos los políticos estos del señor.

He aquí LA PIEDRA. La pared de madera que se ve al fondo es la cuadra.

Después de la tempestad…

…viene la calma. Eso dicen ¿no?. Por lo menos por casa parece que llevamos unos días más tranquilitos. Despues de un fin de semana movidito tiene pinta de que por fin todo va volviendo a la normalidad. No quiero decirlo muy alto no me vayan a oir y empiecen otra vez a destroyar mi salud mental como venían haciendo últimamente, pero bien es cierto que en casa se respira una tranquilidad (dentro de la tranquilidad que puede tener una casa con dos niños claro, no os vayais a creer ahora que se han convertido en dos hermanitas de la caridad!) a la que ya no estaba acostumbrada. Y la sensación es muy agradable, todo hay que decirlo, pero no me quiero acostumbrar, que puede ser que esto estalle en cualquier momento!
Por otra parte esto muy contenta porque el Freitagnachmittag (vamos, el viernes a las dos), hemos quedado en ir a ver una Kita (guardería) para ver si llevamos un par de tardes a Erik, de una a seis. En principio lo hacemos por el tema del idioma y eso, para que se acostumbre al alemán, porque entenderlo lo entiende, pero te contesta siempre en español. Y digo en principio porque, en mi fuero más interno (e incluso en el más externo diría yo) lo hago por mi y por mi salud mental, que como todos sabéis se resiente día a día.
Me explico, yo en España estaba muy mal acostumbrada ya que los dos iban a la guarde y yo siempre tenía un ratito al día para mi, pero desde que, hace ya año y medio, vivo en Suiza, eso de un ratito para mi….eso es una utopía. Sí, tengo el viernes de cervezas, y el gym, y hasta a veces me voy a correr por liberarme un poco!…pero no es lo mismo, son ratitos muy cortitos y no consigo desestresarme. Creo que lo que necesito es unas «vacaciones de niños» de una semana por lo menos para recuperarme, aunque luego seguro que me pasaba esas «vacaciones» hablando de ellos, pero bueno!
El caso es que, que dos tardes a la semana, de una a seis, que en vez de dos monstruitos tenga a uno nada más, madre mía!! para mi eso es como un paraiso!!!
Ya os iré contando, la Kita tiene muy buena pinta, yo deseandito que empiece estoy, y eso que todavía no lo he apuntado!