Archivo de la categoría: familia

Dos años y sumando

Hoy hace dos años que me casé.
Yo, que siempre había dicho que no me iba a casar. Pues toma ya, con menos de cuatro años de conocer a mi marido y dos monstruitos en nuestras vidas, vamos y nos casamos. Y no os voy a decir que fuera el día más feliz de mi vida porque no lo fue, que esos fueron el día que conocí a mi marido (el que nosotros llamamos el aniversario «de verdad») y el día que conocí a mis hijos, pero eso sí, bien me lo pasé un rato eh?? Vaya que si me lo pasé bien!!!!
A lo mejor el sitio elegido no fue el ideal, porque no lo fue. Tengo muchas quejas de la organización y de cómo salió el convite. Pero eso sólo son quejas técnicas. Porque lo importante. El novio y los invitados, fueron los perfectos. Y eso es con lo que me quiero quedar.
Fue un día muy bonito gracias a la gente que me acompañó. Algunos incluso vinieron desde Málaga y desde Suiza para pasar ese día con nosotros, y eso es de agradecer. Así que desde aquí quiero agradecer a todos y cada uno de los que allí estuvieron que nos acompañaran en nuestro día.
En estos dos años ha habido de todo, un cambio de país, los dos monstruitos creciendo y haciendo cada día más difícil la crianza y la estabilidad psicológica de su madre, ratos buenos, ratos no tan buenos…en resumen, dos años de locura de los que volvería a vivir cada minuto sin ninguna duda. Porque estamos los seis juntitos. Y eso es lo importante.
Hoy es el día de la familia así que…..
FELICIDADES Papi, monstruitomayor, monstruitopequeño, Canelo, Strubeli y, por supuesto, felicidades yo, que no voy a ser menos!!!!

Os dejo unas fotitos del día en cuestión  😉

Lluvia de arroz saliendo del juzgado
Llegando al convite

En la celebración
Tarta cortada

Los primeros días del bebé en casa

Acabas de ser madre, durante el embarazo has leído miles y miles de libros pero aún así, no sabes como con toda la teoría que se agolpa en tu cabeza, te encuentras «rara» con ese bebé tan mono que te han dado en el hospital y que resulta que sí, que es tu hijo.
Tranquila, nos ha pasado a todas. Y para eso estamos, para ayudarnos. Así que ahí van unos consejillos.
1. Olvida todo lo que has leído. Así de claro te lo digo. Hay miles y miles de libros, de corrientes diversas, unas más afines a ti y otras menos, pero al final lo único que consigues es liarte y no saber si tienes que poner el pañal en la teta o la boca en el culo. Así que lo mejor, sin duda, es dejarte guiar por tu instinto, que para eso lo tenemos y nos ha hecho sobrevivir millones y millones de años. Confía en ti.
2. Paciencia. Es lo que más vas a usar estos primeros días con tu chiquitín, y puede que se te gaste, así que cultívala. Te vendrá muy bien.
3. Pon a raya a los familiares. Sé que todo el mundo está deseando ver a ese bollito redondito que has parido, pero tú eres la que acabas de parir y necesitas descansar y sobretodo, asimilar la nueva situación y conoceros. Tú al bebé y el bebé a ti. Si eso lo puedes hacer con el ritmo de visitas diarias, perfecto, pero si no eres capaz (que será lo normal), no dudes en decirlo. Habla con ellos, espacia las visitas y organízalas de alguna manera. La gente lo entenderá.
4. Descansa. El primer mes es el más duro, y tanto tú como tu hijo estáis cogiendo el ritmo, así que si tu hijo se queda durmiendo, sea la hora que sea, aprovecha y duerme tú también. Sé que se te puede hacer raro estar a las 11 de la mañana durmiendo, pero recuerda que luego cuando se despierte no tienes opción. Tendrás que estar al 100% para él. Y no, no somos máquinas, somos humanos, así que descansa. Es el mayor favor que te puedes hacer tanto a tí como a tu hijo.
5. Recuerda que no estás sola. Sois dos, porque ese bebé tiene un padre. Seguro que él tampoco se quiere perder ni un minuto del crecimiento de su bebé y compartís responsabilidades, pero si sientes que necesitas más, no dudes en pedirlo. A veces ellos no pueden entender todo lo que se nos pasa por la cabeza (o por el corazón) con toda esa revolución de hormonas que tenemos recorriendo nuestro cuerpo. Habla con él. Os hará sentiros mejor.
consejos-bebe
6. Y por último y sobretodo disfruta. Disfruta de la etapa de bebé porque se pasa volando!!

Olma de St. Gallen

Ayer estuvimos en la Olma. La Olma es una feria que ponen una vez al año en St. Gallen. Este año ha sido del 9 al 19 de octubre y es una feria de todo, puedes encontrarte un stand de calefactores, uno de ventanas, otro de jacuzzis, herramientas…vamos, todo lo que te imagines y sea susceptible de vender.
Aquí os muestro unos cuantos stands:

La entrada
Un stand con una muchacha
tocando un instrumento típico suizo    
Un stand de jacuzzis

Además, parece un punto de encuentro ineludible para familias. Entre los stands puedes encontrar puestos de las típicas bratwurst, birra, restaurantes, tiendas de productos típicos…en fin, todo un entretenimiento, incluso fuera del recinto había pegadito la típica feria de «cacharritos», así que estaba muy completa la cosa.
Más fotitos:

Un restaurante

El recinto
Típico suizo
Esta me ha encantado

Ha habido un par de cosas que me gustado mucho y que no estoy acostumbrada a verlas en España, así que me gustaría comentarlas.

Lo primero que me ha chocado es que cuando hemos llegado las indicaciones no nos han llevado al recinto de la Olma, sino a un aparcamiento regulado donde dejar el coche por 20 CHF (unos 16 €), y de ahí había un bus para llevarte el recinto. Hacen esto para que no se colapse la ciudad y la verdad es que yo lo he visto muy buena idea, pero hay que hacerlo bien claro, porque aquí siempre tenías un bus preparado para montarte y llevarte a la Olma, que no es plan de llegar y estar esperando, y en España no se yo como iría eso de la coordinación…. 
Y otra cosa que me ha encantado es que cuando hemos llegado, al sacar la entrada nos han dado una pulsera para cada niño donde apuntar nuestro teléfono por si se pierden, cosa que viene muy bien en estos sitios con tanta gente donde en un descuido puedes perder de vista al niño en un plis. Bien es cierto que eso lo puede traer de casa cualquier padre, pero si en la organización te dan la idea y las facilidades, pues bienvenido sea. A mi por ejemplo no se me había ocurrido, así que me ha venido muy bien (no, no los he perdido aunque ha habido momentos que ganas sí que me han dado…). 
Aquí mis monstruitos en el bus enseñado sus pulsera molonas:
Y lo más guay del paraguay de todo todo todo y, básicamente, por lo que hemos ido a la Olma, han sido los «aminales»que también tienen su espacio allí:
Pura lana de oveja
   
                                                                                                                  
Los cerditos
En primera línea
Mister Schweiz 2014
A demanda 😉

La vaquitas

Estas me han recordado a Heidi

Había hasta abejas
Reponiendo fuerzas
En resumen, nos lo hemos pasado pipa y los niños han acabado reventadísimos (bueno, y nosotros!). El año que viene repetimos. ¿Os apuntais?