En casa ya no se grita

Desde el martes soy miembro del grupo de Facebook En casa ya no se grita.
¿Y eso qué es?
Pues eso es un grupo que han creado Ilda y Ana para que las mamás gritonas dejemos de serlo. Y es que parece fácil pero no lo es. Yo lo he intentado otras veces y no lo he conseguido, así que a ver si en un grupo, con ayuda de otras mamás gritonas, pues tengo un poco más de éxito.
¿Y por qué me he unido?
Me he unido porque estoy harta de ser una mamá gritona. Cuando vivía en España tenía una vecina que se pasaba el día gritando. Nerea se llamaba la hija, la pobre hija. Nerea parece que toooodo todo lo hacía mal, pero muy mal debía hacerlo teniendo en cuenta cómo su madre perdía los nervios. Yo la escuchaba desde mi patio anonadada. En serio. No me podía creer cómo alguien podía ponerse tan nervioso, si a su hija no se le escuchaba nunca!!!
La escuchaba primero como mujer-todavía-sin-hijos y más tarde como madre-de-dos-monstruitos. Y en ningún momento llegué a entender ni comprender su histerismo (bien es cierto que lo suyo era demasiaaado, más tirando a garrulilla que otra cosa)
Luego me mudé a Suiza y dejé de escucharla. Uf! Qué alivio!! Pero nunca me olvidé de ella. Siempre ha estado en mi cabeza como mi anti-referente.
Y monstruitopequeño empezó a andar…y yo empecé a gritar.
A ver, no es que me pase toooodo el día gritando, también cocino, salgo a pasear y esas cosas de gente normal. Pero lo que sí es cierto es que la situación poco a poco se me ha ido haciendo más difícil y mi umbral de paciencia ha ido bajando considerablemente.
En mi humilde opinión han influido muchos factores. Creo que se me juntó todo. Cambiaron muchas cosas de un plumazo.
– Nos mudamos a Suiza.
– Su padre empezó a trabajar. Hasta ese momento siempre habíamos estado los dos para todo. Si me había quedado sola con ellos había sido unas horitas nada más.
Monstruitomayor se hizo un poco más mayor y empezó a realizar que eso que había allí a su lado era un hermano pequeño, y empezaron las peleas entre hermanos.
– En España iban los dos a la guarde de 9 a 17. En Suiza los precios de la guarde son prohibitivos, así que pasaron a estar todo el día conmigo.
– En España hay familiares a los que, dado el caso, siempre le puedes dejar a tus monstruitos, ya sea una noche a dormir o sólo unas horitas para desahogarte un poco. En Suiza no.
Así que sí, se me juntó todo. Los que me conocen siempre han admirado de mí mi paciencia. Era difícil enfadarme o escuchar un grito de mi boca. Por eso me preocupa que haya bajado tanto mi umbral de grito. Por eso estoy en este grupo. Porque nunca es tarde para cambiar.
Seguro que esta vez lo consigo. Ya llevo 3 días sin gritar. Yujuuuuu!!!!!!

24 comentarios en “En casa ya no se grita

  1. Katy Gutiérrez Herrera

    Yo no gritó a la primera, sino a la cuarta vez que repito lo mismo y no lo hace, pero últimamente han habido muchas cuartas, y si, gritamos y noto cómo mi hijo se estremece y dice ahora si va en serio, pero más bien mi deseo es no tener que llegar a la cuarta! Y no recurrir a la amenaza, vamos a ver si lo logramos. Por cierto mi hermana vive también en Suiza con su familia, conozco de sobra a los suilos, lo bueno y lo malo, jeje

    Me gusta

    Responder
  2. Krika Alcaide

    Hombre, lo más importante como en todo creo que es la fuerza de voluntad, sin eso poco vamos a hacer, pero otra cosa también muy importante es tener recursos, y en el grupo a podemos encontrar algún recurso que otro, y sino, por lo menos podemos desahogarnos!! jajajaja
    Encantada yo también, un besazo!

    Me gusta

    Responder
  3. Krika Alcaide

    A mi me pasa lo mismo Katy pero, como tú dices, lo importante es no llegar a la cuarta, sino parar antes y no tener que recurrir al grito, por eso me apunté al grupo, a ver si aprendo cómo hacerlo. Tu blog lo conocía pero no te seguía, ahora ya tienes nueva seguidora, jeje. Por cierto, por qué parte de Suiza está tu hermana??

    Me gusta

    Responder
  4. UnaMadre delSigloXXI

    Te leo y me veo a mi misma. Yo antes no gritaba y me enfadaba muy pocas veces, pero ha sido nacer el pequeño y el mayor ha enloquecido. Total, que cada vez le grito más y luego me siento fatal. Voy a tener que unirme a ese grupo, porque cada vez me gusto menos. Ah, yyo también tuve un vecino de esos. El chaval se llamaba Sergio y, entre nosotras, era un diablo, pero al padre no se lecaia el nombre de la boca.

    Me gusta

    Responder
  5. Earlinde

    Pues yo tengo esta batalla también, y ahí estamos, hay temporadas mejores y otras peores. Desde luego, cuando tú gritas, ellos gritan, sólo los tienes ver jugar después a madres, padres e hijos 😦

    Me gusta

    Responder
  6. Earlinde

    Lo que pasa es que a veces me parece que nos exigimos demasiado. Yo me encuentro muchas veces pensado en lo mal que lo hago y eso me estresa tambien. Imagino que a fuerza de pensarlo, se irá pasando. Lo importante es tener claro lonque está bien y lo que está mal. Un beso hermosa.

    Me gusta

    Responder
  7. Earlinde

    Aunque por otra parte, pienso que los gritos son síntoma de otro problema de base. Hay que dar libertad a nuestros hijos, que se caigan, que exploren, que tomen sus decisiones y acepten las consecuencias… En fin, que por mucho que digan algunos, la crianza no es fácil. Al menos si quieres hacerlo en conciencia.

    Me gusta

    Responder
  8. Hijitis Aguditis

    Uff! Yo recuerdo cuando era adolescente escuchar a unos vecinos gritar a sus hijas todo el tiempo. Los dos, tanto el padre como la madre. Me parecía horrible y aún a día de hoy no lo entiendo. Además las insultaban… Es inevitable perder los nervios con nuestr@s peques alguna vez, pero lo mejor que podemos hacer es disculparnos y que no se vuelva a repetir.
    Me encanta esta iniciativa y te dejo una frase que me gusta mucho:

    El saber y la razón hablan, la ignorancia y el error gritan.

    Un saludo!!!

    Me gusta

    Responder
  9. Krika Alcaide

    Estoy contigo, los gritos son una consecuencia (que a su vez genera otras consecuencias), por eso cuando estamos estresados gritamos más y los días que estamos bien y más relajados les dejamos pasar más cosas (por lo menos a mi me pasa). Y eso no es justo para ellos, inevitable a veces porque es muy difícil separar, pero no justo.

    Me gusta

    Responder
  10. Krika Alcaide

    Hombre, yo grito cuando pierdo los nervios, pero de ahí a insultarles….va un trecho, además cuando grito luego me siento muy mal y les pido perdón, no quiero ni pensar ya si les insultara! Muy buena la frase. Un beso!!

    Me gusta

    Responder
  11. Baberos Y Claquetas

    ¡Enhorabuena! Cuando Vikingo empezó a gatear yo comencé a gritar, ahora he cambiado los gritos por bufidos, sí, tipo gato. Dan mejor resultado, al menos se parte de risa y deja de hacer lo que está haciendo. También bajo el tono, pongo voz de ogro y cara de bruja mala…me imita..en fín…paciencia…oooommmmmm. Besotes y a por más días sin gritos!

    Me gusta

    Responder
  12. Pingback: En casa ya no se grita. Avances | La maternidad de Krika en Suiza

Deja tu comentario y me harás un poquito más feliz ;-)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s