Felicidades Marco!!!!

Hoy hace tres añitos que me convertí en madre, el cambio más importante que toda mujer puede experimentar, sin duda alguna. 

Era jueves, pero no iba a ser un jueves cualquiera, mi hijo iba a nacer.
Yo había perdido el tapón mucoso unos días antes, con lo que mi madre y mi cuñada, algo más nerviosas que yo, desde ese momento no paraban de preguntarme que qué tal, que si notaba algo, que si tenía contracciones….pero como desde la pérdida del tapón hasta el parto pueden pasar desde horas hasta semanas, pues para que iba a ponerme nerviosa, así que seguí con mi vida normal.
El miércoles 9 por la tarde empecé a sentir algo que debían ser contracciones, aunque yo no lo sabía, no había parido nunca! Bien aleccionada por mi matrona controlé tranquilamente el reloj por si se hacían más seguidas, y así era, cada vez eran más seguidas. A las diez de la noche ya eran cada cinco minutos y le dije a Mauri que a lo mejor deberíamos ir al hospital, que no perdíamos nada, y así lo hicimos. Allí lo de siempre, reconocimiento y monitor. Resultado: estás de 2 centímetros pero no estás de parto porque las contracciones tienen que ser regulares así que si quieres puedes irte a casa. Justo lo que me dijo mi amiga Pilar que podía pasar, que los monitores de la arrixaca no es que sean precisamente nuevos y a veces no te pillan bien las contracciones, así que yo les dije que no me iba a mi casa y me prepararon una habitación.
Siguieron las contracciones y me dediqué a pasearme por la habitación (porque no podía estar en la cama) mientras Mauri descansaba un poco. Pasadas un par de horas, como buena primeriza, fui a preguntar que cómo sabe una que está de parto, porque desde luego esto cada vez dolía más, y me mandaron una matrona para que me reconociera.
La buena muchacha me reconoció justo en medio de una contracción, dolor insoportable, y no por la contracción, sino por el reconocimiento, cuando saca los dedos me dice sorprendida «pues si que te dan fuertes eh?, estás de cinco, vamos a bajarte a dilatación»…¿que me fuera a mi casa me decían no???
Y entonces llegó lo peor, se me ocurrió pedir la epidural, lo que yo no sabía es que debo tener la espalda medio retorcida y que me iba a poner la epidural la tía menos empática del mundo mundial. Esos dos factores unidos hicieron que «el momento epidural» fuera lo peor de todo el parto. Eso sí, le costó dios y ayuda pero me la puso perfecta, no sentía nada de dolor pero seguía teniendo sensibilidad en las piernas.
A partir de ahí, pues lo normal también, las contracciones se relajaron y me metieron oxitocina, pero yo no tenía dolor así que sólo me quedaba esperar y que Marco terminara de bajar.
A mediodía la matrona se fue a comer y me dijo que cuando volviera íbamos a paritorio, y así fue. En paritorio empezamos a empujar y a empujar y el muchacho a bajar y a bajar, hasta que, a las 15:40 del 10 de marzo, nació Marco, con 4,050 gr. y 53 cm, todo un campeón.
Sin duda una experiencia inolvidable, que tuve la suerte de vivir acompañada en todo momento con Mauri, todo un lujo.

19 comentarios en “Felicidades Marco!!!!

  1. shere

    El mejor momento de mi parto fue cuando me pusieron la epidural. Voy a tener que escribir un post con detalles porque el hospital donde di a luz es muy peculiar. El anestesista está en otra zona/planta y claro tu X los pasillos gritando del dolor y el resto q no sabe de qué va la película

    Me gusta

    Responder
  2. Pingback: Plan de parto y partos varios | La maternidad de Krika en Suiza

Deja tu comentario y me harás un poquito más feliz ;-)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s